Es importante estar pendiente de ello, ya que en esta época tu coche necesita más que nunca un empujón. Olvidarlo puede suponer la congelación del agua del radiador, lo que nos puede impedir arrancar el motor, y la resistencia del mismo también puede verse perjudicada.