Comprobar que estén en buen estado es esencial para asegurar la buena adherencia al asfalto. Así mismo, las bajas temperaturas reducen el nivel de aire de los neumá¬ticos, por lo que es Imprescindible comprobar su presión.

Lo rideal es consultar las recomendaciones del fabricante al respecto. Si vas a conducir por zonas de clima especialmente frío, puedes utilizar neumáticos de invierno, con un agarre más elevado sobre agua, nieve, hielo y asfalto seco por debajo de los 10°C.

Por otro lado, el aquaplaning es otro peligro al que podemos enfrentarnos en esta época del año. La causa de este efecto es la dificultad de los neumáticos para adherirse al asfalto mojado. Para evitarlo, además de reducir la velocidad para dar tiempo a los neumáticos a evacuar el agua que hay sobre el asfalto, es recomendable comprobar el dibujo de los mismos. El recorte adecuado favorece su capacidad para almacenar y bombear agua. Bajo este efecto, es importante corregir suavemente la trayectoria, sin frenar y acelerar de manera brusca.